Cuidado del Bebé > Hábitos de higiene > Higiene personal infantil

Higiene personal infantil

Es el principal objetivo de los padres crear hábitos de higiene personal en los hijos, pero debes tener claro que base de ello es que lo hagas en orden, y preparándote para que a mediada que crece seas su patrón de imitación. Sigue tus buenas costumbres y seguro lo harás bien, siempre con afecto y positivismo. La […]

Es el principal objetivo de los padres crear hábitos de higiene personal en los hijos, pero debes tener claro que base de ello es que lo hagas en orden, y preparándote para que a mediada que crece seas su patrón de imitación. Sigue tus buenas costumbres y seguro lo harás bien, siempre con afecto y positivismo.

La primera regla de higiene se puede decir que es el baño diario, antes de ducharse hay que enseñarles a prepararse la ropa, la toalla y todos los elementos necesarios para arreglarse después del baño. También debemos preocuparnos por enseñarles a secarse bien después de salir del agua y repasar algunos puntos que pueden ser más delicados, como la limpieza de las uñas y de las orejas.

La costumbre que debemos inculcarles es la ducha diaria (mejor que el baño), aunque si son muy pequeños podemos empezar por enseñar a bañarles y saber cuales son las partes de su cuerpo a las que deben prestar más atención.  La cabeza, las axilas, el cuello, la zona genital, las rodillas y los pies son las partes que más suelen sufrir los efectos de la sudoración, aunque deben jabonarse bien todo el cuerpo.

Después de la ducha, también hay que enseñarles a dejar el baño limpio, la ropa sucia depositada en su lugar correspondiente (cesta de la ropa sucia o en la propia lavadora) y dejarlo todo, más o menos, como estaba.

Podemos dar otras cuantas normas para mantener una buena higiene personal y mostrarnos siempre limpios y aseados:

  • Antes de comer siempre debemos lavarnos las manos.
  • Después de cualquier comida, lavarse los dientes.
  • Mantener siempre las uñas limpias y en perfecto estado. Nada de morderse las uñas; se estropean y las manos estarán siempre con olor a saliva, y las uñas de mal aspecto. Lo mismo para las pieles y otros pellejitos de los dedos o las manos. No se arrancan.
  • Si nos manchamos la cara u otra parte del cuerpo, también debemos lavarnos para mejorar nuestra presencia.
  • La ropa también debe estar limpia y sin manchas.

La adopción de buenos hábitos debe fomentarse desde pequeños, ya que a los niños les proporciona seguridad y aceptación social y además les ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

Pero lograr que nuestros hijos se laven las manos antes de comer o los dientes después, no siempre resulta tan sencillo y en el camino puedes encontrarte diversos obstáculos, pues los niños consideran la limpieza como un capricho de los padres. Es fundamental enseñarles desde sus primeros años y darles ejemplo.

Categorías: Hábitos de higiene. Etiquetas: baño, cara, dientes, Higiene, manos, niños, padres, y salud.

Patrocinadores

¿Quieres patrocinar Cuidadoinfantil?